6 trucos de ferreterías para el mantenimiento de tu hogar


Las ferreterías pueden ser el mejor amigo de aquellos que cuidamos personalmente el mantenimiento de nuestros hogares.  En este post te daremos trucos rápidos y fáciles para algunos dilemas del mantenimiento doméstico. Y es que un tornillo oxidado puede parecer el menor de tus problemas cuando estás tratando de arreglar tu hogar, pero saber cómo aflojarlo seguramente hará que todo el trabajo sea más fácil a largo plazo.

Usar el martillo sin jugarse el dedo

No corras el riesgo de golpearte el pulgar o el dedo al martillear un clavo pequeño, una tachuela o un clavo . Desliza el clavo entre los dientes de un peine de bolsillo primero. Así, el peine sostiene el tornillo mientras percutes con el martillo, manteniendo los dedos fuera de peligro cuando golpeas. También se puede usar una horquilla, un sujetapapeles o unas pinzas en lugar del peine. Cuando intentes clavar un clavo en un área estrecha o difícil de alcanzar, intenta usar un poco de plastilina (o, en caso de necesidad, un chicle) para ayudar a mantener el clavo en su lugar durante los primeros martillazos.

Aflojar los tornillos oxidados

Si necesitas aflojar una tuerca o tornillo en una bisagra vieja, puedes pasar un mal rato si se ha oxidado. No te frustres todavía: si bien puede parecer que ese tornillo está atascado allí para siempre, prueba este truco para que se mueva. Vierte cola o el jugo de un limón sobre la tuerca o el tornillo oxidado y espera media hora para que el líquido elimine el óxido lo suficiente como para que el tornillo gire libremente. Después de este sencillo paso, algo que parecía atascado por la eternidad se deslizará sin esfuerzo.

Girar los tornillos apretados

Puedes intentar girar tu destornillador todo el día, pero acabarás convencido de que no hay quien lo mueva. Afloja un tornillo, perno o tuerca inamovible de una superficie de metal con vinagre blanco y sorpréndete con lo fácil que se va a mover ese tornillo tan obstinado hace unos minutos.

Acero ¿gato por liebre?

Si quieres averiguar la calidad del acero de alguna herramienta, utiliza un imán. Si éste a la herramienta, estará diciendo que el elemento tiene hierro en su composición y por lo tanto podemos concluir que la calidad del acero no es óptima.

Una puerta que roza al abrir

¿Tienes una puerta que roza al moverla? Pinta el suelo con tiza. Al mover la puerta se va a borrar la marca de la tiza indicando así el lugar exacto donde se está produciendo la fricción. Ya puedes lijar la puerta en el punto exacto en que se necesita para solucionar el problema.

Taladrar una pared de pladur

ferreterías

Colgar algo en el pladur, es una tarea sencilla y fácil. Pero no es limpia. Suelta una cantidad de polvo considerable, partículas minúsculas que costará aspirar además de barrer. Sin embargo, ese problema tiene solución fácil con una sencilla medida: pega cinta adhesiva donde se vaya a taladrar la pared. Además de dificultar una dilatación indeseada del orificio, nos permitirá evitar que caiga el polvo manchando la pared y lo que queda justo debajo.

Aquí tienes 6 consejos de ferretería para ayudarte con el bricolaje doméstico y hacer más fácil el mantenimiento y decoración de tu vivienda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *