Bombillas con sensor de movimiento: ¿te has planteado sus beneficios?

Las bombillas con sensor de movimiento, suponen una revolución en los hogares que hace diez años nos parecían aún lejanas y hace veinte nos hubieran parecido ciencia ficción. Sin embargo, ya están aquí y llegan para quedarse, aupadas en no pocas ventajas añadidas que no vas a pasar por alto una vez te las contemos ¿Empezamos?

Beneficios de las bombillas con sensor de movimiento

Existen una serie de razones, beneficios puros y duros, que apoyan la idea de ir llevando tu vivienda, tu local etc. hacia bombillas equipadas con sensor de movimiento. Resolvamos algunas de las dudas más habituales que asaltan a las personas que buscan información sobre el particular pensando en añadirla al equipamiento de su iluminación:

Bombillas con sensor de movimiento. Beneficios

¿Las luces con sensor de movimiento pueden ahorrar consumo?

Se ha evidenciado que en habitaciones con bajo tráfico —armarios y vestidores, habitaciones de invitados, salas de almacenamiento o despensas, armarios de servicios públicos, o aseos, por ponerte un ejemplo— las luces que se activan por movimiento, pueden suponer un ahorro de dinero —por la vía, ahorro de consumo— bastante significativo.

El ahorro energético —y económico en consecuencia— es uno de los principales beneficios de las bombillas con sensor de movimiento Clic para tuitear

¿Para qué queremos que determinadas estancias queden encendidas durante largo tiempo si solo necesitamos la luz cuando estamos en ellas? Esa es la filosofía de las bombillas con sensor de movimiento. Funcionan cuando las necesitas, ahorran cuando no las necesitas.

Desde el punto de vista del ahorro, las bombillas de activación cinética te hablan de:

  • Espacios u Hogares más sostenibles
  • Reducción de la factura energética
  • Concienciación sobre el uso cabal de la energía

Se trata de bombillas LED, que de por sí son energéticamente eficientes y duraderas. Aunque a priori suponen un coste mayor es evidente que su menor consumo unido a su vida útil (horas de funcionamiento) terminan por ser la opción más barata del mercado con mucha diferencia.

¡Niño! apaga la luz

¿Tienes peques en casa? Seguro que ya sabes que cuando juegan en su habitación tienen la luz encendida, se van a otra estancia y la dejan encendida, van al aseo y lo dejan encendido, el pasillo siempre encendido porque dan susto los monstruos y brujas que anidan tras cada sombra… Al final tienes la casa como si todos los días celebrases la prueba del alumbrado de la feria de abril.

Con las bombillas sensibles al movimiento, los niños siempre están iluminados —ganan independencia cuando no alcanzan al interruptor— y las habitaciones se apagan solas cuando ellos cambian de ubicación, siguiendo el rastro de su maravillosa imaginación.

¿Espacios exteriores? No te lo pienses dos veces

Si tienes un establecimiento, o una casa con exteriores, ni te lo pienses. No hay mejor instalación ni más cómoda para tu uso diario que las bombillas con sensor de movimiento. Tienen las siguientes ventajas:

  • Se activan con la caída del sol. Es decir, durante el día no se encenderán por mucho movimiento que haya cerca de ellas.
  • Durante las horas del ocaso, —con luz crepuscular— y la noche, tus exteriores estarán perfectamente iluminados sin que tú tengas que preocuparte de dar o quitar las luces, ni de instalar complejos sistemas automatizados. En tu misma instalación de siempre, solo cambiando una bombilla por otra estaremos cubiertos.

Conclusiones

Por ahorro, por comodidad y por sostenibilidad, instalar bombillas con sensores de movimiento en tu hogar o establecimiento, en interior o exterior, es la solución más avanzada, beneficiosa e inteligente que podemos implantar al diseñar la iluminación en el hogar o en tu negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *