Bombillas LED: principales beneficios que nos aportan


Las bombillas LED son la mejor opción del mercado para iluminar tu espacio, vivienda, oficina, local… Es posible que hayas oído hablar de la prohibición de la Comisión Europea sobre la fabricación y exportación de bombillas halógenas dentro de la UE, que entró en vigor el 1 de septiembre de 2016. Cambiar las antiguas bombillas de todo tipo por las bombillas led es la opción más interesante según el consejo de todos los expertos y, también, de todos los usuarios de esta tecnología led. Sin embargo, puede que tú te preguntes ¿Pero por qué son tan ventajosas? ¿Realmente suponen tanta mejora? Aquí hemos recopilado algunos de los principales beneficios que notarás una vez que hayas migrado todas tus lámparas a bomillas led.

Las bombillas LED duran mucho más tiempo que las bombillas incandescentes o halógenas

Esta es la ventaja número uno de los LED: están diseñados para funcionar durante un promedio de 35,000 horas y, a veces, hasta 100,000 horas. Puedes esperar que tus bombillas te duren hasta 15 años con un uso normal, de seis a ocho horas al día. No se queman con el tiempo como sí pasa con las halógenas o incandescentes, ni pierden brillo. Modelos como las bombillas led e27 serán una inversión de garantía en cuanto a longevidad.

Energéticamente eficientes… 

Los LED son la tecnología de iluminación con mayor eficiencia energética: tienen una eficiencia del 80-90%, lo que significa que el 80-90% de su energía se convierte en luz en lugar de calor. Las bombillas incandescentes pierden el 80% de su energía como calor y, por lo tanto, solo son un 20% eficientes. Puedes equipar toda tu casa con luces LED: encontrarás una inversión que vale la pena después de solo un año.

…y ecológicas

Las bombillas LED no contienen compuestos tóxicos como el mercurio. Son 100% reciclables. El uso de luces LED ayudará a reducir la huella de carbono en un tercio. El hecho de que duren tanto tiempo, en promedio 35 veces más que un halógeno, significa que también ahorran en materiales y costes de producción.

Resistentes y duraderos

Las bombillas LED están fabricadas con materiales y componentes que pueden resistir condiciones climáticas adversas, golpes, vibraciones y abrasión. Cada vez se utilizan más en aplicaciones de ingeniería civil y en carretera.

Bajas emisiones UV

Producen muy poca luz infrarroja. Esto hace que los LED sean perfectos para su uso en armarios, alacenas… ya que no degradarán los materiales almacenados por UV o calor.  Los museos los utilizan cada vez más para iluminar pantallas sin dañar los artefactos.

Ofrecen una gran flexibilidad de diseño.

Los conjuntos de luces LED se pueden colocar y combinar de infinitas maneras para producir una iluminación eficiente, pero también controlable. El color, la sombra, el brillo y la distribución de la luz se pueden controlar a la perfección, lo que hace que no solo sea una iluminación técnicamente útil, sino también una iluminación ambiental relajante, estimulante…

Trabajan en temperaturas extremas.

Los LED son perfectos para usar en ambientes muy fríos, como salas de congelación o en climas extremos. Otras luces, como las incandescentes o fluorescentes, pueden verse afectadas por el frío, pero los LED son fiables incluso cuando el mercurio cae bajo mínimos.

Instantáneas

Las bombillas LED se iluminan de inmediato y también se pueden apagar y encender tantas veces como sea necesario sin afectar su rendimiento, incluso a largo plazo. Las luces halógenas o las bombillas de bajo consumo de energía generalmente tardan unos minutos en alcanzar el máximo rendimiento, y apagarlas y encenderlas reduce su vida útil.

Las luces LED pueden funcionar con energía de bajo voltaje

Como los LED pueden funcionar con baja tensión, son ideales para uso en exteriores: campamentos, jardín, espacios de difícil acceso…

¿Ya estás convencido? Como verás, las bombillas LED aportan suficientes beneficios como para dar el paso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *