Carpintería de PVC para una construcción sostenible

¿Qué impacto puede tener una carpintería de PVC en una construcción más sostenible? Hablar de la carpintería de PVC, es hablar de una solución de ahorro, sostenibilidad y salud. Está demostrado que no causa ningún daño a nuestra salud.

El PVC es un excelente aislante térmico y acústico que mejora nuestra calidad de vida y contribuye al ahorro energético en el hogar o allí donde lo queramos instalar.

El PVC es un excelente aislante térmico y acústico que mejora nuestra calidad de vida y contribuye al ahorro energético en el hogar o allí donde lo queramos instalar.

Sostenibilidad y Carpintería de PVC

La relación que existe entre los términos carpintería de PVC y sostenibilidad se basa una serie de bondades que proporcionan este tipo de instalaciones:

  • El PVC es un aislante térmico que evita la pérdida de calor durante el invierno y un calentamiento excesivo del interior Durante la época estival. Ahorrar energía es directamente proporcional a reducir contaminación.
  • Esa condición de aislante térmico lo convierte en una medida de ahorro energético y económico. Por ello es cada vez más frecuente verlo en los hogares —en todas las reformas— y por supuesto en vivienda de nueva construcción.
  • Otra de las bondades del PVC es que minimiza la emisión de Co2.

Si tenemos en cuenta estos dos elementos, ahorro energético y reducción de las emisiones, entenderemos sin dificultad porque la carpintería de PVC es una fórmula de sostenibilidad del máximo nivel.

Por ahorro energético y reducción de las emisiones, la carpintería de PVC es una fórmula de sostenibilidad del máximo nivel, siendo la opción preferida de los hogares Clic para tuitear

Otras virtudes del PVC

Estanqueidad

Una de las virtudes que más nos agradan del PVC Es sin duda su estanqueidad y resistencia a la condensación. La carpintería de una vivienda, está sometida a un choque térmico muy importante. Este choque se produce por una disparidad de temperaturas entre la interioridad exterior.

Por ejemplo, en zonas donde los inviernos son muy rigurosos encontraremos hogares bien caldeados, cuya diferencia con la temperatura exterior puede ser de más de 20°. Esto genera un gran puente térmico. Una de las consecuencias inmediatas de ese diferencial es el enmohecimiento del perfil que rodea a la ventana, como resultado de la condensación de la humedad presente en el aire, por ejemplo de la respiración de los ocupantes de la vivienda.

Esto da lugar a la aparición de insalubres y antiestéticas manchas negras que deterioran el conjunto y deben ser reparadas de forma frecuente. Con el PVC este problema se reduce al mínimo desaparece.

Resistencia

Otra de las cualidades que siempre cabe resaltar en PVC es su alta resistencia a los agentes externos.

El PVC es 100% reciclable

Ya hemos hablado de las bajas emisiones y del ahorro energético como avales para la sostenibilidad que proporciona el PVC a la construcción. Sin embargo queremos dedicarle un especial apartado a su cualidad como material reciclable.

Cuando hablamos de sostenibilidad en una industria no sólo debemos pensar en el proceso productivo sino en el post proceso. En este sentido el PVC es un material que contribuye como pocos —o ninguno otro— a la economía circular: a lo sostenible.

Por todo ello no nos debe extrañar que el PVC, sea un material indispensable para cumplir con los diferentes acuerdos medioambientales, como por ejemplo los acuerdos de lucha contra el cambio climático establecidos en la Cumbre de París.

Si a todas estas bondades del PVC le sumamos el tener un precio muy accesible, podemos comprender que esté presente en tantos hogares y cada vez en más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *