Cerramientos de cristal: otra vida para las terrazas


Los cerramientos de cristal, se presentan como una de las mejores soluciones para aumentar la usabilidad de balcones, terrazas… Si algo nos ha hecho el coronavirus, a nivel hogar, es darnos cuenta de que esas pequeñas o grandes estancias extramuros, son un trozo de vida cuando no podemos salir de casa.

No es necesaria una pandemia: cualquier convalecencia, periodos de mucho trabajo en casa, días con poco espacio para el ocio… La terraza es el espacio para respirar y ver la luz. Para no sentirnos encerrados. Ahora, con los cerramientos de cristal, tu porche, patio, terraza, azotea… cualquier zona que tengas para sentarte con un buen libro a la luz del sol, estará disponible para ti los 365 días del año.

Cerramientos de cristal en restaurantes y hostelería

Los cerramientos de cristal ahora con más fuerza que nunca, se hacen indispensables en bares, restaurantes y hostelería en general, que ven mermado su aforo tras las restrictivas medidas que la pandemia del coronavirus les impone.

Realizar un cerramiento de cristal para la terraza aumentando el tamaño, superficie interior disponible, permite alojar a más comensales en el interior, con lo que la medida aparece como un activo importantísimo para la marcha del negocio y quizás también su supervivencia. Sin duda una ventaja añadida para los restaurantes y hostelería y cualquier negocio que requiera capacidad de albergar personas en general.

Otro elemento a considerar por restaurantes y hostelería que andan valorando sus números es que la soleada terraza que en invierno, otoño y buena parte de la primavera es inclemente cuando, aun dando el sol, hace frío, se puede utilizar todo el año gracias a la cálida sensación del cerramiento de cristal. Esos días de invierno en que sale el sol, los clientes se sientan a degustar un buen plato tomando el sol, pero sin padecer el frío… Los almuerzos de Navidad adquieren otra dimensión con estos equipamientos aumentando las cifras de negocio.

Un modelo para cada necesidad

Cada hogar, bar, restaurantes y hostelería, cada negocio abierto al público… digamos que cada terraza, es una y no conoce otra igual. Cada dueño además tiene sus propias preferencias… Tal vez, sabedores de esto, los principales actores de la industria han desarrollado una gama de posibilidades en las que es casi imposible no encontrar lo que vamos buscando.

Muchos establecimientos apostarán por cerramientos de cristal: el mismo espacio es salón cuando está cerrado sin renunciar a su terraza cuando el clima invita a abrirse al exterior Clic para tuitear

Correderas abatibles con sistemas de corredera giratoria para interior o exterior;  la corredera horizontal, idónea para ser instalada en restaurantes, balcones, terrazas, pérgolas o paneles deslizantes que aportan mil combinaciones y soluciones diferentes para encajar allá donde se necesiten… Para aquellos más exigentes que buscan redibujar sus jardines, galerías, hoteles, cafeterías, restaurantes… se pueden trabajar las correderas de cristal motorizadas y con prestaciones extraordinarias provinientes de una amplia variedad de accesorios, como sensores automáticos para actuar en función del clima en cada momento, controlar su iluminación, gestionados mediante una app desde el móvil o mediante control remoto.

Como se aprecia, hay una gama inmensa de soluciones para cualquier necesidad. Fáciles de instalar y con una fiabilidad y versatilidad realmente subrayable.

Versatilidad

¿Otra lección aprendida tras la pandemia? Sobrevive el que se adapta. Y con esto constatado, son muchos los empresarios de restaurantes y hostelería que apostarán por los cerramientos de cristal en su negocio en tanto que permiten usar el mismo espacio como salón cuando está cerrado sin renunciar a su terraza cuando el clima invita a abrirse al exterior.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *