Clasificación de los suelos de madera natural

Aparte de ser hermosos y duraderos, los suelos de madera natural tienen una serie de características que los convierten en los mejores pavimentos que podrás elegir para tu hogar o cualquiera de tus espacios, ya que también son higiénicos, seguros y ecológicos.

Si quieres aprender más sobre ellos y sobre su clasificación, entonces no te pierdas este artículo, porque aquí te lo contamos.

Según su dureza

Dependiendo de la dureza y otras características de la madera que se emplee para la fabricación de estos suelos, se pueden clasificar de la siguiente manera:

Suelos duros

Se denominan suelos duros a aquellos que se caracterizan por tener una gran dureza, robustez y resistencia, razón por la que son muy recomendados para lugares en los que haya alto tráfico. Las maderas que se emplean para fabricar este tipo de suelos son provenientes de árboles que tienen un lento periodo de maduración, es decir, pasan una gran cantidad de años para que su madera pueda alcanzar su dureza definitiva, como por ejemplo, el castaño o el roble.

Suelos intermedios

Los suelos de madera de dureza intermedia son flexibles y resistentes tanto a las deformaciones como al uso. Las maderas que se usan para fabricar este tipo de suelos son provenientes de árboles como el eucalipto y el nogal, los cuales se caracterizan por tener un crecimiento algo lento.

Suelos blandos

Los suelos de madera natural de dureza blanda tienen entre sus propiedades la flexibilidad y la ligereza, no obstante, esto no quiere decir que no sean resistentes, al contrario, tienen un excelente rendimiento y gran durabilidad. Las maderas que se utilizan para fabricar estos suelos provienen de árboles que crecen en bosques fríos y cuyo periodo de crecimiento no es tan lento. Una de las maderas blandas más utilizadas para la fabricación de suelos, es el pino.

Clasificación de los suelos de madera natural

Según su origen

Según el lugar del que provenga la madera para la fabricación de los diferentes tipos de suelos de madera natural, estos se clasifican de la siguiente forma:

Europa Oriental

La materia prima que se utiliza en la fabricación de los suelos es proveniente de árboles que se encuentran en los bosques de Europa Oriental, los cuales se caracterizan por poseer una gran dureza y robustez, así como también una completa gama de tonos, lo que da como resultado suelos de madera hermosos de máxima calidad.

Madera tropical

Los suelos hechos con maderas provenientes de bosques tropicales originarios de África y América, se caracterizan por tener una elevada resistencia ante diferentes condiciones de uso, así como también ante cambios climáticos, por lo que son los más idóneos para ser instalados en exteriores, ya que además de tener una estética increíble, no exigen de cuidados especiales.

Clasificación de los suelos de madera natural

Según su madera

Este tipo de suelos también puede clasificarse de acuerdo al tipo de madera del que hayan sido fabricados. Estas pueden ser de diferentes durezas y además, pueden tener distintos origines:

Roble

Es una madera de alta dureza que permite crear suelos resistentes con acabados bien cuidados y una estética que sobresale a simple vista y que se adapta a todos los estilos de decoración. Tiene un valor agregado, debido a que esta materia prima es bastante difícil de trabajar, lo que demanda un esfuerzo extra durante la fabricación de los suelos hechos con este material.

Nogal

Los suelos de madera natural hechos con madera de nogal tienen su propia personalidad, esto gracias a las características estéticas que tiene este material y a su inconfundible veteado. Con respecto a las características físicas y mecánicas, los suelos hechos de este material son bastante resistentes, flexibles y duraderos.

Pino

El pino es una madera que aunque es flexible, también se caracteriza por tener alta calidad y resistencia. Con este material se pueden crear suelos hermosos con un tono claro que, por sí solo, le da luminosidad al espacio donde se instale. Los suelos hechos de madera natural de pino, son muy recomendados para interiores.

Castaño

La madera de castaño es una de las más robustas y resistentes, razón por la que los suelos hechos de esta materia prima tienen larga vida útil y son capaces de soportar distintas condiciones de uso. Aunque aportan un estilo único en interiores, por sus propiedades, también son perfectos para instalar en exteriores.

Eucalipto

Los suelos hechos de madera de eucalipto tienen un color hermoso y permiten crear un patrón mucho más elegante y sofisticado. Esto se debe a que el eucalipto es un tipo de madera que tiene poca porosidad y, por ende, cuenta con un vetado muy delicado, que es prácticamente imperceptible.

Sucupira 

La sucupira es una madera de alta dureza que es originaria de bosques tropicales, lo que ya deja suponer la gran durabilidad y resistencia que posee. Los suelos hechos de este material son muy aconsejados para lugares donde haya alto tráfico o para exteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *