¿Cómo ha cambiado la vivienda en los últimos años?

En las últimas décadas, han cambiado las viviendas muchísimo. La tecnología, la domótica, los nuevos procesos de construcción, las nuevas tendencias de la arquitectura, los nuevos diseños de interiores, la decoración, el nuevo orden social, el nuevo modelo de vida de las familias, nuevos roles, nuevos ritmos de uso de la vivienda… Aparecen las grandes urbanizaciones con espacios comunes que suponen nuevos retos de conciliación con los vecinos, de copropiedad, la pista de pádel o el gimnasio (antes impensables en un edificio de vecinos)… nuevos elementos de gestión en definitiva, que han llevado a muchas comunidades incluso a cambiar de administrador de fincas buscando alguien adaptado a esta nueva realidad administrativa.

Aparece el pladur para cuestionar su liderazgo al ladrillo, la tarima reemplaza al parqué por sus mejores condiciones de precio, de mantenimiento… fijemos la atención en el elemento que la fijemos, los cambios saltan a la vista. 

Las viviendas tienen que albergar ahora estancias de ocio y trabajo, impensable cuando éramos niños y en muchas de las viviendas no había ni siquiera ordenador. Eran aquellos años en que la tele tenía su propio mueble en vez de ser un cuadro en la pared.

VIVIENDAS ANTIGUAS

Muchos propietarios, se encuentran en la necesidad de actualizar sus edificios de aquella época, a las necesidades funcionales, de seguridad, de equipamiento… que necesitamos en la sociedad del siglo XXI. El gran riesgo que se corre en ciudades es que aparezcan edificios en situación crítica frente a estas necesidades. Solo el pasado año, decenas de edificios tuvieron que solicitar un informe de evaluación de edificios en Valencia para asegurar acreditar su estado de conservación, las condiciones básicas sobre accesibilidad al mismo, cumplimiento o no de las normativas vigentes y en materia de certificación energética del edificio. Precisamente, como ya hemos indicado en muchas entradas de nuestra revista, la factura energética es una de las principales preocupaciones de los propietarios de una vivienda en España.

No en vano la factura energética, es también la principal causa de reformas en una vivienda en nuestro país, ya que la inversión destinada a mejorar la eficiencia energética de la propiedad redunda en una reducción sensible y considerable de la factura energética a pagar mes a mes por la familia.

VIVIENDAS ADAPTADAS A UNA NUEVA SOCIEDAD

Los años 90´traen a España una nueva sociedad. Podríamos decir que más cercana al LifeStyle norteaméricano. De aquella lejana sociedad en la que los niños siempre jugaban en la calle pasamos a esta sociedad en la que los niños juegan delante del televisor. Se popularizó el concepto de vivienda unifamiliar, de modo que una familia alejándose de los grandes centros urbanos, puede adquirir una vivienda nueva con jardín propio, patio, pista de tenis…

Y quien no podía permitirse tales características o prefería disfrutarlas en el entorno urbano, comenzó a demandar edificios que las incluyeron de manera colectiva en régimen de copropiedad con el resto de vecinos.

Cómo podemos apreciar por tanto existe un nuevo tipo de vivienda que necesita un nuevo tipo de arquitecto para concebirla, un nuevo tipo de interiorista para distribuir los espacios y los usos y las funcionalidades interiores pero que también necesita nuevos administradores de fincas o nuevos informes de actualización de la vivienda a las necesidades actuales por poner un ejemplo. Porque el cambio no ha venido solo de la arquitectura o de la tecnología, sino del cambio social y normativo. Allá donde miremos, queda poco de aquellos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *