Contratar un interiorista para una reforma o hacerlo por tu cuenta ¿Qué es mejor?

Contratar un interiorista para una reforma o hacerlo por tu cuenta ¿Cuál es la mejor opción? Precisamente de esto te queremos hablar en este artículo. ¿Realmente nos merece la pena contratar un interiorista para reformar nuestra vivienda o espacio de trabajo? ¿Aporta un valor añadido a nuestro trabajo tan notable como para pagar sus honorarios? ¿Engrosará sin necesidad el presupuesto?

Verás que existen demasiados mitos —infundados, como merece el término— alrededor del interiorista. Ni sus honorarios son onerosos, ni sus propuestas se van siempre al modelo más caro y superfluo del catálogo. Pero veámoslo detenidamente, que siempre es mejor.

Contratar un interiorista para tu reforma ¿Por qué deberías?

Aquello de «Hazlo tú mismo» no suele salir con un acabado tan bueno como cuando lo hace un profesional. Un estudio de diseño de interiores, se compone de profesionales, y como tales son conscientes de cada detalle a diseñar dentro de un espacio. 

Visión estética y también práctica

Cierto, miran con más creatividad de la que miras tú (¿acaso es mala la creatividad?) pero como profesionales adscritos a un mercado, tienen también un criterio espacial y funcional.

Esto quiere decir que van a mirar que tu reforma quede estética, bonita, agradable… pero no por ello van a pasar por alto cuestiones prácticas como el espacio —para no sobrecargar los espacios con enormes muebles que no encajan y obstaculizan la vida dentro de la estancia— o la capacidad de almacenamiento; el tipo de uso que darás a cada estancia… Nadie quiere un hogar hermoso pero incómodo, ni tampoco un hogar cómodo pero feo.

En definitiva, buscan un acabado estético pero siempre dentro de tus necesidades prácticas.

PUBLICIDAD | AFILIADOS

LIBRO | VARIOS AUTORES

Maravillas de la arquitectura (Gran Formato) 

Desde Stonehenge hasta la Sagrada Familia, desde la Gran Muralla China hasta el Burj Khalifa, Maravillas de la arquitectura es un viaje continente por continente alrededor del mundo, explorando y trazando el ingenio y la imaginación utilizados por diferentes culturas para crear edificios emblemáticos. Este enfoque global revela cómo los humanos han abordado desafíos similares en partes muy diferentes del mundo, como mantener al enemigo alejado o venerar a sus dioses.

Ahorrar dinero

¿En serio? ¿Me van a decir que contratar a un profesional para algo que puedo hacer yo me hace ahorrar? Pues sí. Y además te lo vamos a argumentar: contratar a un diseñador te va a evitar errores caros de solucionar y también puede aumentar el valor de tu hogar. La actualización y el diseño de interiores es esencial si en algún momento decides vender la casa. Puede ayudar a aumentar el atractivo del comprador y colocar tu vivienda por encima de la competencia.

Contratar un interiorista es una idea que puede revalorizar tu vivienda

Punto de vista de un ojo entrenado

¿Cuántas reformas has hecho a lo largo de tu vida? ¿Ninguna? ¿Tal vez una o dos? ¿Aprendiste de ella/s? Entonces ¿cuánto más no habrá aprendido un profesional que no se dedica más que a hacer reformas sin cesar durante años? Un diseñador ofrece un par de ojos extra, pero estos ojos están entrenados para ver y notar cosas que quizás tú no detectes.

Contratar un interiorista para una reforma o hacerlo por tu cuenta ¿Qué es mejor? Contratar a un diseñador te va a evitar errores caros de solucionar y también puede aumentar el valor de tu hogar Clic para tuitear

Tiempo

Hacer una reforma, replantearte cosas dentro del hogar… te llevará mucho tiempo. Hasta que no veas y consultes muchos presupuestos, no sabrás, por ejemplo, qué es caro o barato, qué está en precio, que tiene mejor compromiso calidad/precio… Sin embargo un interiorista, desde el minuto uno ya sabe enjuiciar eso de inmediato. Está en el mercado. Las decisiones acertadas, tomadas en el menor tiempo posible. Recuerda que ahorrar tiempo es también ahorrar dinero. Además, tú quieres disfrutar de tu inversión lo antes posible.

Quien te regala tiempo, te regala vida.

Conclusiones

En definitiva, un diseñador de interiores añade valor a tu reforma. Sus honorarios se costean —y sobra— con la eficiencia presupuestaria y la economía de tiempos y quebraderos de cabeza que te pueden aportar. Contratar un interiorista para reformar la vivienda es una opción preferida cada vez por más españoles, que buscan añadir valor a su propiedad.

Por ejemplo, en el ámbito del diseño de interiores en Sevilla, empresas de referencia como Vera Interiors están revalorizando cada vez más viviendas y lo mismo sucede en tantas otras ciudades de España, donde se aprecia cada vez más el valor añadido que estos profesionales dan tanto al valor de la vivienda como al confort y la armonía de quienes lejos de vender, lo que quieren es vivirlo desde dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *