El valor de los áticos es un 30% mayor que los pisos

Fotografía UXBAN

Vender un ático es sinónimo de mayor beneficio económico frente a cualquier otro tipo de vivienda. Así lo cree Gonzalo Robles, socio fundador de Uxban www.uxban.com (la firma inmobiliaria enfocada en el diseño y promoción de viviendas de alto standing), quien comenta que son los actuales objetos de deseo dentro del mercado inmobiliario. “Conviene recordar que por un ático en la prestigiosa calle Juan Bravo de Madrid se han llegado a pagar 13 millones de euros, récord absoluto en una transacción de una vivienda dentro de un edificio colectivo. Al contrario de lo que muchos creen, si la ubicación es atractiva, el metro cuadrado de terraza tiene un valor superior al construido interior. El hecho de tener una terraza abierta al cielo con un tamaño suficiente -a partir de 15 metros cuadrados- hace que el valor de tu casa sea entre un 20 y 30% superior al de otras viviendas del mismo edificio”, recalca dicho experto.

Y es que si antiguamente los áticos estaban destinados a trasteros, lavaderos o infraviviendas para el conserje ahora son la vivienda más apreciada dentro de cualquier comunidad.

“Las personas más acaudaladas vivían en las primeras plantas, dado que requerían un menor esfuerzo físico el llegar a ellas. Por este motivo muchas primeras plantas en edificios clásicos son las que tienen las alturas de techos más altas y las decoraciones más profusas. Desde la aparición y consolidación del ascensor en el primer tercio del siglo XX, éstos se han convertido en la vivienda más apreciada dentro de una comunidad”, repasa este reputado arquitecto.

Por eso Uxban aconseja invertir tanto en su construcción como en su diseño para convertir que un ático a la vez que sea la casa de tus sueños y en un diamante inmobiliario:

  • Aislamiento térmico. “Estas casas tienen una fachada adicional, la cubierta, que suponen muchos metros cuadrados expuestos al sol y a las inclemencias del tiempo. Por ello hay que demoler los falsos techos para aislarla por completo es esencial para alcanzar el confort y mantener a raya los gastos de calefacción y aire acondicionado”, recalca Robles. “Si es una construcción antigua, idéntica inversión hay que hacer en las fachadas verticales: poniendo aislamiento térmico, por la cara exterior en la medida de lo posible para evitar condensaciones, y sustituyendo las ventanas por aquellas con rotura de puente térmico, y vidrios bajo emisivos con cámara de aire. Si la terraza ha sido incorporada a la vivienda por un propietario anterior, es conveniente recuperar superficie exterior demoliendo dichas construcciones hasta tener un tamaño suficiente. De esta manera es un producto más apetecible a nivel de demanda”, añade el socio fundador de Uxban.
  • Un buen diseño. “Es determinante que la terraza sea visualmente una extensión del espacio interior proyectado hacia el exterior, ya que con el buen tiempo puede hacer las funciones de salón, comedor, cocina o despacho. Se trata prácticamente de un proyecto de arquitectura en sí mismo, donde hay que poner atención en elegir: materiales nobles para el suelo, como por ejemplo la madera; elementos que proyecten sombra en función de la orientación, muy distinto si es norte o sur; vegetación que de sensación de espacio al aire libre sin llegar a ser un bosque; iluminación discreta, que pase desapercibida y que haga funcional la terraza de noche; mobiliario cómodo y de tamaño proporcional para dejar suficiente espacio de circulación”, subraya Robles.

Y es que como finaliza Uxban, una terraza bien pensada y ejecutada “es un activo singular que proporciona un gran valor a una propiedad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *