Los ascensores frente al inexorable paso del tiempo


Cualquier comunidad de propietarios o centro sabe que el mantenimiento de ascensores es prioritario. Tiene impacto en diversas e importantes áreas de la vida de un edificio: seguridad, confort y equipamiento son las más referidas.

Cualquier ascensor debe disfrutar de un servicio de mantenimiento. Un primer error de aproximación, sería pensar que solo es un servicio interesante para edificios con décadas de uso. Para nada. No discutiremos que un ascensor con treinta años tiene más opciones de averiarse que uno con cinco, pero si vas dentro de uno de cinco y se avería, te importará poco el cálculo estadístico: querrás que vengan rápido y te abran.

El servicio de mantenimiento de ascensores

¿Cómo elegir un buen servicio de mantenimiento de ascensores? ¿Qué debería incluir? Desde nuestra experiencia como revista especializada, en contacto diario con decenas de empresas del sector de la edificación hemos dado en concluir que un buen servicio de mantenimiento de ascensores debería ofrecer:

  • Todo tipo de asistencias por averías.
  • Revisiones periódicas conocidas y pactadas
  • Un servicio 24/7/365 para asistir a personas que quedan dentro del aparato por avería.
  • Seguro de Responsabilidad Civil
  • Línea de teléfono en la cabina con tarifa plana (esto es muy tranquilizador para los usuarios).

Los anteriores, los consideramos imprescindibles en un servicio de mantenimiento. Pero existen empresas que añaden un ramillete de ventajas como: un panel web informativo específico para cada cliente o un servicio de reparación de averías en 24h durante todo el año.

En definitiva, es vital encontrar profesionales especializados. Como en cualquier ámbito ocurre. Apostar por empresas solventes, de trayectoria reconocida en el ámbito del mantenimiento de ascensores es la garantía que necesitamos aportar a nuestra finca.

Evalúa tu ascensor

Deberías reconocer los signos de desgaste en tu ascensor. Si te tocó ser presidente de tu comunidad de propietarios, eres adminitrador de fincas… o simplemente usas uno a diario, te vendrá bien poder evaluar el estado de tu ascensor. Pero, cómo hacerlo si no soy un experto.

La estrategia pasa por hacerte las preguntas correctas. Reflexiona: ¿Se avería con frecuencia? ¿Cuántas reparaciones pagamos durante el útimo año? ¿Tiene puertas manuales? ¿Es cómodo al acceso para silla de ruedas? ¿Es ruidoso y provoca quejas vecinales? ¿Es eficiente desde el punto de vista del consumo energético? ¿Es lento? Si tienes que responder —— a alguna de estas características es hora de considerar una renovación.

Tu ascensor: ¿se avería con frecuencia? ¿supone muchas reparaciones? ¿es costoso energéticamente? ¿es lento? Si alguna respuesta es sí, plantéate cambiarlo Clic para tuitear

Lo aparentemente barato, sale caro. Realmente un ascensor problemático nos supone un coste elevado en el edificio. Averías, sustitución de piezas, reparaciones, horas de mano de obra… van sumando cantidades que al final suponen un monto demasiado abultado a la vez que no garantizan nuestra seguridad, que siempre debe ser la prioridad. De hecho, también puede sufrir sanciones o inmovilización por no adaptarse a la normativa (que se va desarrollando). A ello, hay que añadir que por puro desarrollo tecnológico, un ascensor anticuado gasta mucha más energía, es menos eficiente y tiene un impacto en la factura energética más alto. Sumando todos esos conceptos veremos que no es tan costoso plantear una renovación. Dicha actuación puede afectar a piezas sueltas, módulos o la sustitución completa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *