Minimalismo: la respuesta al interiorismo post Covid


El minimalismo es tendencia en el diseño de interiores. Tras el Covid, las empresas se enfrentan a necesidades de higienización a un ritmo acelerado. A más bártulos, mobiliario, trastos… más compleja será esa limpieza casi continuada.

El minimalismo tiene mucho que decir en este momento de la historia. La simpleza, el ir al menos es más, apostar por lo diáfano simplifica el proceso porque reduce el número de superficies y objetos a desinfectar.

Necesitamos repensar el minimalismo no solo como una caja blanca simple o un espacio ultra moderno. Es un concepto que a la vez, logra un diseño funcional excepcional mientras crea artísticamente una forma más simple de vivir.

El minimalismo consiste en eliminar todo lo innecesario. Es la definición minimalista del minimalismo. Clic para tuitear

El minimalismo lo invade todo. Los automóviles, la electrónica y la arquitectura se simplificaron, una tendencia que continúa en casi todo lo que apreciamos hoy. Puedes apreciar el minimalismo en tu iPhone elegante, compacto y súper funcional.

La intersección de forma y función

Uno de los primeros en abrazar el minimalismo es Mies van der Rohe. De hecho, el término «menos es más» proviene del arquitecto y educador alemán, que utilizó vidrio, acero y espacios abiertos para crear sus visiones modernas sin adornos.

Se trata de dar el protagonismo a la habitación, no a cada una de las piezas que vas colocando dentro ¿Ausencia de estilo o identidad? No. La identidad y el estilo pertenece al todo, a la habitación entera no al aparador, el sofá o el papel de la pared.

 

Por qué funciona el minimalismo

El minimalismo no solo se ve genial, también tiene varios beneficios. En primer lugar, se sabe que un espacio limpio y ordenado aumenta nuestra felicidad y salud. Una paleta tranquila o una selección de colores limitada hacen que una habitación se sienta serena y menos caótica.

Cómo ser un poco más minimalista

Si tienes accesorios u otros objetos por ahí que están acumulando polvo, quítalos o dónalos. Unifica estilos. Reduce muebles innecesarios. Apuesta por formatos más pequeños allí donde no necesitas algo más voluminoso; reduce tu esquema de colores eliminando los colores extraños y manteniéndolo en dos o tres colores; en definitiva pregunta siempre:¿Es esto absolutamente necesario? Los espacios minimalistas son conocidos por el equilibrio y la belleza simplificada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *