Muher diseña excelentes villas de lujo en la localidad de Altea.


Tiene Muher ese sello especial que nada más ver un diseño sabes si es o no suyo. No lo han logrado en un par de meses, sino en más de 30 años de trayectoria. Una búsqueda larga, cierto, pero único modo de crear un estilo propio. Un lenguaje visual diferente es el único modo de sobrevivir a largo plazo en el mercado de la arquitectura, donde la estandarización de las propuestas hace que todo se vea igual.

Con tal panorama, un ejercicio de estilo como este que os traemos es una forma de diferenciación para un estudio de arquitectura y para los propietarios que tienen la fortuna de poder poseer una de estas viviendas.

El proyecto en Altea

MUHER desarrolla estos proyectos arquitectónicos en el original paraje de las colinas en Altea, donde la belleza de la naturaleza se mezcla con la edificación, diseñada mediante la disposición de paneles como piezas escultóricas que van descendiendo y apoyando en la orografía de la montaña mediante plataformas y terrazas escalonadas sobre las que se distribuyen jardines y piscina desbordante que se funde con el horizonte del mar.

Muher tiene un largo recorrido en el diseño de villas de alto standing, en municipios como Mazarrón, la propia Altea y en general el levante español. También a nivel internacional.

Muher atesora una dilatada trayectoria como estudio especializado en diseño de villas de lujo a nivel internacional Clic para tuitear

Las residencias se conectan con el exterior, desde el interior a través de grandes ventanales y la continuidad de una cuidada selección de materiales naturales que integran la arquitectura con el entorno.

Un rasgo reconocible en la paleta de estilo de Muher es la conexión exterior-interior. Espacios que se viven en conjunción con el exterior que las rodea, no como estancias aisladas sino como un todo que se mimetiza.

Muher también tiene una extensa trayectoria como artistas plásticos. Nótese cómo se utilizan los elementos pictóricos propios para realzar el diseño interior de las viviendas. El arte que exiben en galerías de EEUU, China, Singapur, Suiza, Italia… utilizado con función interiorista.

Luz y color. Los dos rasgos más sobresalientes de una arquitectura que fusiona espacios exteriores e interiores. Clic para tuitear

Muher, apócope de Francisca Muñoz y Manuel Herrera, pseudónimo usado por  esta pareja de artistas que comenzó su trayectoria profesional en el madrileño Barrio de Malasaña a principios de los años 80, se conocieron en un Taller de Dibujo de la Escuela de Artes Aplicadas.

Artistas polifacéticos, incansables estudiosos del arte, empezaron a desarrollar su trabajo conjunto en un estudio diáfano a modo de loft que todavía conservan en la Calle Palma Dos creadores unidos por un sueño.

Por Álvaro Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *