Pilotes y Micropilotes: soluciones de cimentación en condiciones adversas


Cimentar bien una obra es crucial para su éxito. Dicho de otra forma: cualquier obra civil; cualquier edificación o proyecto de construcción será tan fiable como lo sea su cimentación.

Ocurre que muchas veces, el proyecto se encuentra con dificultades para acometer con éxito esa decisiva fase del esquema constructivo, debido a la existencia de condiciones difíciles de suelo y relleno.

En estos contextos, especialistas como Montenegro Expersa, —especialistas en cimentaciones especiales—, nos llevan a un concepto más fiable por medio de técnicas como los pilotes o los micropilotes. Será objeto de este post acercar un poco más a nuestro lector estos elementos para una mejor comprensión.

Jugar con las cargas

Cuando se proyecta construir, por ejemplo, un puente sobre un valle para que pase una autovía, pronto descubriremos que el ideal de cimentación no existe, en cuanto a las condiciones del suelo perfecto. La naturaleza no ha ordenado sus estratos de manera acomodaticia a la ingeniería y necesidades del diseño humano sino basándose en sus propios criterios, en muchos casos al albur.

De una buena cimentación, depende el éxito de un proyecto de construcción o edificación. Los micropilotes están en auge por versatilidad y aplicaciones. Clic para tuitear

Pilotes

La labor de ingeniería consiste en jugar con las cargas que se van a soportar en ese terreno. En este sentido, podemos fijarnos en el pilote, que es un elemento constructivo utilizado en la fase de cimentación de las obras, que permite trasladar las cargas hasta un estrato resistente del suelo. Es decir, distribuir estas de la mejor manera.

Micropilotes

El micropilote, es otro elemento que puede hacer posible las más complicadas cimentaciones. Consiste en una perforación de pequeño diámetro que se refuerza con armaduras metálicas, y que se adhiere al terreno mediante la inyección a presión de lechada de cemento o mortero.

Ventajas de los micropilotes:
  • Excelente respuesta y capacidad de carga tanto en esfuerzos de tracción como de compresión.
  • Ensamblaje fácil en roca dura.
  • Capacidad de penetrar a través de obstrucciones subterráneas que se encuentren durante su instalación.
  • Impacto mínimo —por vibración o perturbación— en estructuras aledañas la perforación.

Los micropilotes se utilizan, de forma general, cuando en un proyecto de cimentación nos encontramos condiciones de terreno adversas para ese fin. Nos referimos de entornos muy difíciles. Entre los más habituales citaremos: obstrucciones naturales o provocadas por el hombre, terreno sensible con estructuras adyacentes, acceso limitado/altura baja y/o geología kárstica.

Los micropilotes transfieren la carga estructural desde capas de suelo inadecuadas a suelos de cimentación competentes. Las cargas se transfieren desde la base a través del acero y la lechada del micropilote hasta la roca o al suelo circundante mediante altos valores de fricción.

Si tenemos en cuenta la amalgama de soluciones de cimentación que ofrecen los pilotes y micropilotes, no es de extrañar que cada vez sean más comunes en todo el ámbito de la construcción. Lo normal, en un proyecto, es encontrar dificultades de cimentación. Lo raro sería encontrar un suelo perfectamente igualado y equilibrado, que yace esperando con una morfología a capricho de nuestro proyecto.

Auge de los micropilotes

Los micropilotes, en concreto se utilizan, de forma creciente,  como reemplazo de sistemas de cimentación deteriorados. En general para la renovación de estructuras, bien por obsolescencia, o por necesidades aparecidas con posterioridad:  por ejemplo soportar estructuras afectadas por construcciones adyacentes. También han incrementado su popularidad por su papel en el reacondicionamiento sísmico de estructuras. Los habrás visto utilizados —con bastante probabilidad— en la estabilización de terraplenes, pendientes y deslizamientos de tierra, a poco que observes cuando vas por la carretera. 

En conclusión, hemos querido hacer un repaso a estas dos soluciones de cimentación: pilotes y micropilotes, para —entendiendo el pilote— poner de relieve el valor actual y la popularidad de los micropilotes como valor en alza en las labores de construcción.

Como conclusión: hacer un llamamiento a la procura de una buena cimentación, como base imprescindible para una buena construcción. Y esa línea, apostar por empresas especialistas en tales técnicas será una garantía, como en cualquier otro ámbito.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *