Métodos para solucionar las humedades de tu hogar

Las humedades son un quebradero de cabeza en muchas viviendas. Existen las que aparecen en partes bajas, zócalos y zonas en las que aparecen manchas de humedad por filtraciones. Y de forma mucho más frecuente, las que se dan por condensación, es decir, por un uso normal en viviendas.

Ante este problema ¿qué se puede hacer? Pues bien, sanear la zona con limpiadores a base de lejías etc, puede mejorar el aspecto y devolver cierta blancura a la zona, pero no acaba con el problema. Con el tiempo, vuelven a aparecer esas manchas negras de humedad.

Apostar por una pintura antihumedad es la mejor arma frente a este problema.  En el enlace te dejamos una que resulta muy recomendable por el nivel de acabado que ofrece y la durabildad de su solución. Lo que este tipo de pinturas hace es establecer una barrera antihumedad en paramentos exteriores e interiores degradados por presencia de humedad.

Humedad por condensación en baños

El caso de los baños es el más habitual. En las viviendas, el baño sufre una gran humedad de condensación cuando nos damos una ducha. El vapor del agua se queda en las paredes y eleva los niveles de humedad, en contacto con el polvo y otros agentes se degrada dando lugar a la aparición de manchas etc.

En el caso de baños exteriores, con ventana/s, el problema se puede agravar si el material de la ventana es por ejemplo aluminio y no PVC. El aluminio no resulta tan eficaz como aislante térmico. Ello hace que el contraste entre la temperatura interior/exterior en el baño sea muy acusado y de lugar a grandes fenómenos de condensación en el baño. Es decir, humedad.

Alrededor de la ventana aparecerán roales oscuros que se irán poniendo negros como resultado de una humedad persistente.

Los techos (el vapor tiende a subir) también serán propicios a ennegrecerse alrededor y sobre el plato de ducha o la bañera.

Algunas soluciones contra la humedad

  • Limpiar muy bien la zona: mantener un ritmo de limpieza y desinfección de alta frecuencia en el baño afectado.
  • Pintar con una pintura especial antihumedad.
  • Asegurarse de que dicha pintura sea aplicable sobre hormigón, yesos, morteros y otros materiales comunes, es decir, sobre su material en concreto.
  • Mantener una buena ventilación en el baño o zona. Las ventanas oscilobatientes permiten estar mucho tiempo abiertas sin miedo a golpes de viento, entradas etc.
  • Sustituir la carpintería metálica cuando sea posible por una de PVC con aislante térmico o en su peor versión, como mínimo por una de aluminio con rotura de puente térmico.

En caso de humedades por filtración, averías… reparar el daño que está causando el problema es lógicamente la única medida posible. Igual que cuando vamos a curar el cuerpo no podemos tomar medicamentos eternamente y debemos atajar el problema en su causa primaria, con la humedad sucede igual.

Pinturas antihumedad

El caso de las pinturas antihumedad merece un capítulo aparte, en el que nos debemos detener a evaluar de forma exacta. Una buena pintura antihumedad, para ser considerada como tal debe:

  • Convertirse en una eficaz barrera antihumedad
  • Contribuir a la consolidación superficial
  • Antitranspirable y Antimanchas
  • Debe tener buena adherencia
  • Se tiene que poder aplicar sobre humedad, ya que precisamente la aplicaremos en espacios con ese problema
  • Debe tener una composición que la haga muy resistente a los microorganismos, esto es: hongos, parásitos etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *