PROFESIONALES

La figura del Agente Rehabilitador: Importancia del mantenimiento de edificios

Hoy te queremos explicar la figura del Agente Rehabilitador. ¿Cómo dices? ¿Que no te suena de nada? Claro, es que es una herramienta nueva que viene a facilitar e impulsar la rehabilitación de edificios en España. Es normal que no te suene, pero tranquilidad: estamos aquí para explicarlo de manera clara, sencilla y sobre todo práctica.

El mantenimiento de edificios es una tarea esencial para garantizar su buen estado y funcionamiento durante el mayor tiempo posible. Se trata de un conjunto de actividades que se realizan de forma periódica para prevenir o reparar los daños causados por el uso, el paso del tiempo o los agentes externos.


Beneficios del mantenimiento de edificios

El mantenimiento de edificios ofrece una serie de beneficios, tanto para los propietarios como para los usuarios de los mismos. Si me pides que destaque algunos, te diría:

  • Alargar la vida útil del edificio: El mantenimiento regular permite detectar y reparar los daños antes de que se agraven, evitando que se produzcan daños estructurales o que el edificio se deteriore prematuramente.
  • Mejorar la seguridad: El mantenimiento de las instalaciones y equipos de seguridad contribuye a garantizar la seguridad de los usuarios del edificio.
  • Reducir el consumo de energía: Las actuaciones de mantenimiento pueden contribuir a mejorar la eficiencia energética del edificio, reduciendo el consumo de energía y las emisiones de CO2.
  • Mejorar el confort: El mantenimiento de las instalaciones de climatización y ventilación contribuye a mejorar el confort de los usuarios del edificio, creando un ambiente más agradable y saludable.
  • Incrementar el valor del edificio: Un edificio bien mantenido tiene un valor mayor que uno que no lo está.
Incrementar el valor del edificio: Un edificio bien mantenido tiene un valor mayor que uno que no lo está Clic para tuitear


La figura del Agente Rehabilitador

El Gobierno español ha creado la figura del Agente Rehabilitador para facilitar la gestión de las ayudas a la rehabilitación de edificios. Se trata de una persona física o jurídica, pública o privada, que se encarga de realizar actuaciones de impulso, seguimiento, control, gestión y percepción de ayudas públicas para la rehabilitación de inmuebles.

La figura del Agente Rehabilitador, se crea para facilitar la gestión de las ayudas a la rehabilitación de edificios, siendo importante para impulsar la rehabilitación de edificios en España Clic para tuitear

Las funciones del Agente Rehabilitador incluyen:

  • Elaborar la documentación técnica necesaria para la solicitud de ayudas.
  • Supervisar la ejecución de las obras de rehabilitación.
  • Gestionar la tramitación de las ayudas.

La figura del Agente Rehabilitador es una herramienta importante para impulsar la rehabilitación de edificios en España.

Al concentrar las tareas de cada proyecto en una única figura, se consigue agilizar los trámites, reducir los costes y garantizar la calidad de las obras.

Ventajas de contar con un Agente Rehabilitador

Contar con un Agente Rehabilitador para llevar a cabo la rehabilitación de un edificio o vivienda ofrece una serie de ventajas, entre las que se encuentran:

  • Ahorro de tiempo y dinero: El Agente Rehabilitador se encarga de todas las gestiones relacionadas con la rehabilitación, lo que ahorra tiempo y dinero a los propietarios.
  • Garantía de calidad: El Agente Rehabilitador tiene la experiencia y los conocimientos necesarios para garantizar que las obras se realicen de forma correcta y con los mejores resultados.
  • Acceso a ayudas: El Agente Rehabilitador puede ayudar a los propietarios a acceder a las ayudas públicas disponibles para la rehabilitación de edificios.

De todo lo comentado, podemos entender que el mantenimiento de edificios es una tarea esencial para garantizar su buen estado y funcionamiento durante el mayor tiempo posible. La figura del Agente Rehabilitador es una herramienta crucial para impulsar la rehabilitación de edificios en España, ofreciendo una serie de ventajas a los propietarios.

Y ahora, veamos lo que nos puede ocurrir de mirar para otro lado, abandonar el mantenimiento de nuestro edificio y actuar de manera negligente respecto a sus necesidades.

Los problemas que puede presentar un edificio con el paso del tiempo

El mantenimiento de los edificios es una tarea esencial para garantizar su buen estado y funcionamiento durante el mayor tiempo posible. Sin embargo, muchas veces los propietarios y administradores de edificios descuidan esta tarea, lo que puede provocar una serie de problemas a largo plazo.

Y ahora te los enumeramos, sin querer asustar a nadie, pero sí llamar a la concienciación. Los problemas que pueden presentarse en un edificio que no está siguiendo un buen mantenimiento son los siguientes:

Daños estructurales: El paso del tiempo y los agentes externos, como la lluvia, el viento o el sol, pueden causar daños en la estructura del edificio. Si estos daños no se reparan a tiempo, pueden provocar problemas graves, como el hundimiento de la estructura o el colapso del edificio.

Problemas de seguridad: El mantenimiento deficiente de las instalaciones eléctricas, de gas o de agua puede provocar problemas de seguridad, como cortocircuitos, fugas de gas o inundaciones. Estos problemas pueden poner en riesgo la salud y la vida de los usuarios del edificio.

Problemas de confort: El mantenimiento deficiente de las instalaciones de climatización y ventilación puede provocar problemas de confort, como la falta de calefacción o refrigeración en invierno o verano. Esto puede afectar a la calidad de vida de los usuarios del edificio.

Aumento de los costes de mantenimiento: Si no se realizan las reparaciones necesarias a tiempo, los problemas se agravarán y, en última instancia, supondrán un mayor coste para el mantenimiento del edificio.

Me toca insistir: Es importante realizar un mantenimiento preventivo de los edificios para detectar y reparar los daños antes de que se agraven. Este mantenimiento debe ser ejecutado por profesionales cualificados que conozcan las características del edificio y las normas de seguridad vigentes.

Algunos consejos para realizar un buen mantenimiento de los edificios:

Realizar un plan de mantenimiento preventivo: Este plan debe incluir las tareas de mantenimiento que deben realizarse de forma periódica, así como la frecuencia con la que deben realizarse.

Contratar a profesionales cualificados: Gente que sepa lo que hace. No sirve el jardinero, que hace chapuzas en sus horas libres, ni el vecino del tercero C, que es muy manitas. El mantenimiento de los edificios debe ser asumido por profesionales cualificados que conozcan las características del edificio y las normas de seguridad vigentes.

Registrar las actuaciones de mantenimiento: Es importante registrar todas las actuaciones de mantenimiento que se harán, así como las fechas en las que se acometieron. Esto permitirá llevar un seguimiento del estado del edificio y planificar el mantenimiento futuro.

Siguiendo estos consejos, se puede garantizar que los edificios se mantengan en buen estado durante el mayor tiempo posible, evitando problemas estructurales, de seguridad y de confort.