Montacargas para personas: connatural a nuestros hogares

Salvar los rigores de la orografía doméstica con un montacargas para personas es algo cada vez más habitual. Esto se debe a dos factores que actúan de manera conjunta en muchas ocasiones:

  • Es un elemento con el que no cuentan la mayoría —o la casi totalidad— de las viviendas que datan del boom inmobiliario.
  • La población de edad avanzada ha aumentado significativamente al alargarse la esperanza de vida

Es un hecho que a nadie se oculta, que las personas mayores encuentran dificultades para convivir con escaleras, viviendas con un esquema en varias plantas o niveles; edificios vecinales; establecimientos con barreras a la movilidad…

Esas personas mayores —o aquellas con movilidad reducida—viven una vida muy diferente de aquellos que pueden subir y bajar gradas sin pararse siquiera a considerarlo.

Montacargas para personas. Espacios más amables

¿Por qué vivir así? Los montacargas para personas aparecen como una solución total. En ese mundo hostil, que pareciera diseñado solo pensando en personas que se mueven sin la menor dificultad, estos elementos vienen a hacer de la sociedad y de las viviendas particulares un espacio más amable para todos.

Los montacargas para personas no son exclusivos de lugares públicos, aunque cada vez más, abundan en estos. Pero la gran novedad es la capacidad de adaptación en la oferta de montacargas con destino a uso doméstico. Permiten ser instalados —bajo determinadas circunstancias— en el ámbito del hogar, consiguiendo que personas que tendrían que mudarse de su hogar o verse obligadas a utilizar solo una porción menor de la misma, puedan utilizar la totalidad de la propiedad gracias a su montacargas.

Requisitos mínimos

No cualquier albañil o empresa pueden acometer este proyecto de instalar un montacargas para personas en un hogar o en un espacio público. Es preciso realizar algunos ajustes en la estructura existente para abordar con garantías la instalación.

Por eso, tienes que partir siempre del liderazgo de una empresa capacitada en el aspecto técnico, de conocimiento e infraestructura.

Beneficios de instalar un montacargas para personas en el hogar

Es necesario detenerse a considerar los beneficios de instalar un Montacargas para personas en el hogar. No hacerlo, supone correr el riesgo de quedarnos en el único aspecto de salvar desniveles en forma de escaleras y barreras a la movilidad. Pero es que además de este favor —que no es baladí—, contar con un montacargas viene aparejado a otros aspectos positivos que queremos resaltar:

Seguridad

Nos dice la Revista Española de Geriatría y Gerontología, en un artículo publicado bajo el título: las «Caídas en la población anciana española: incidencia, consecuencias y factores de riesgo», que «Las caídas en los ancianos son un problema de salud pública». La incidencia de las caídas se multiplica —a decir del estudio referido en el artículo—, cuando en el hogar existen escaleras. Del mismo modo, la gravedad de las lesiones sufridas tras producirse una caída es mucho mayor cuando tiene lugar en escaleras.

Por tanto, un hogar dotado con montacargas para personas estará:

  • Reduciendo el número de posibilidades de caídas por evitarse el uso de escaleras
  • Evitando lesiones de cierta gravedad que aparecen ligados a caídas en escaleras, cuya secuencia de aristas vivas actúa de manera conjunta ante una caída para producir más fracturas de las que se producirían en un plano a nivel.

Confort, versatilidad y eficiencia

Un montacargas en la vivienda aporta —qué duda cabe—, comodidad. Es mucho más confortable que enfrentar subidas y bajadas de tramos completos de escaleras. Aporta versatilidad, si por ejemplo tenemos que subir la compra semanal del garaje a la planta donde se encuentran cocina y despensa. Cuando hablamos de eficiencia estamos apuntando, en cambio, a su escasa demanda de energía para funcionar frente al gran servicio que aportan al hogar.

Valor

Una vivienda dotada de este atributo aumenta su valor. No es de extrañar. Supone un añadido de envergadura que abre la propiedad a un panorama totalmente distinto al de la misma vivienda solo con escaleras. En una venta, aparecerá como un activo muy bien considerado por todos los compradores. Unos se dejarán seducir por su sensatez de cara a los años de nuestra vejez; otros, lo harán por ese plus de confort, modernidad y diferenciación. Cada quien, encontrará su motivo en cualquiera de los beneficios ya esgrimidos a favor del montacargas para personas.

Es además una medida económica. Cuando las personas avanzan de la vida adulta a la ancianidad, en muchas circunstancias, acometen reformas para dejar todo lo necesario (cocina, baño, dormitorio y sala de estar) en una misma planta, dando por perdidas los otros niveles del hogar ante la imposibilidad de usar las escaleras. Y lo cierto es que resulta mucho más barato que esa reforma —que no siempre se puede hacer—, el instalar un montacargas para personas.

En un mundo que cada vez peina más canas, precisamos de estas ayudas a la movilidad, que se nos han vuelto perentorias. Nuestra seguridad y el disfrute pleno de nuestro hogar nos va en ello.