Panel de sandwich tradicional o panel de roca ¿cuál elegir?

Panel de sandwich o panel de lana de roca. El poliuretano o el de lana de roca. Esa duda ronda a diario la mente de tantas personas que están buscando el mejor aislante para su vivienda, su proyecto de construcción… Para arrojar luz sobre ellos y despejar dudas al respecto, vamos a explicar cuándo tenemos que optar por uno o por otro y veremos algunos ejemplos. Para esta pieza, agradecemos la colaboración de la web https://panelesebro.com, especialistas que se han brindado a compartir sus conocimientos con nuestros lectores.

No se trata de creer en dogmas que te digan —siempre opta por este o por este otro—, sino de conocer y reconocer las características de cada opción y ver en qué contextos es idónea cada una.

¿Qué es un panel sandwich?

Un panel sandwich, (o placa sandwich como también se le conoce), es un elemento compuesto por dos placas de acero prelacado con una capa de poliuretano entre ellas. ¿Qué rasgos destacamos del panel sandwich y para qué usos serían idóneos?

  • Ofrecen una notable capacidad aislante
  • Facilidad de instalación
  • Utilizado con frecuencia en cubiertas de naves, terrazas, construcciones prefabricadas y sistemas modulares

Por tanto, como estamos viendo, el sistema del panel sandwich, más tradicional, es una opción destacada para construcciones de tipo modular que nos permite una instalación sin complejidad que a cambio nos va a proporcionar un cerramiento de fachada de unas prestaciones aislantes dignas de tener en consideración.

Con estas mimbres no es de extrañar la placa sandwich, sea un superventas del sector si nos permiten esta analogía retail.

La lana de roca

La lana de roca es un elemento que se utiliza como aislamiento residencial, comercial e industrial. Versatilidad. No es raro verlo aplicado en construcción de edificios, plantas industriales… El término «lana de roca» no se debe usar indistintamente con el de «lana mineral», porque la lana mineral es, de hecho, una categoría más amplia de aislantes térmicos que incluye lana de roca, lana de escoria y fibra de vidrio.

Se proyecta en la pared siendo capaz de llenar la mayoría de las cavidades de la pared, sin dejar prácticamente ningún vacío. Es un destacado aislante térmico, sonoro e ignífugo de primer orden.

La lana de roca puede desempeñar un papel importante en la reducción del consumo de energía en viviendas y comercios. En una época en que un kilovatio (kW) se paga a precio de oro, esta cualidad es mirada con enorme aprecio por los bolsillos de familias y negocios que quieren ver reducida su factura energética sin renunciar a unos estándares de confort en el espacio a habitar.

Conclusiones

Ambas opciones, poliuretano y lana de roca, ofrecen un rendimiento excelente en materia de aislamiento. Y en ambos casos esto tiene un impacto en forma de ahorro energético y posteriormente económico.

En función de tu necesidad, es decir, del contexto de tu propiedad, será indicado optar por una u otra opción.

Para acertar, lo mejor es ponerte en manos de empresas especializadas que te sabrán orientar sobre el mejor formato a elegir para tu caso particular.